Inicio   >>   Blog   >>   Alimentación de la tortuga terrestre mediterranea

Alimentación de la tortuga terrestre mediterranea

Alimentación de la tortuga terrestre mediterranea
montse

Por: Montserrat Riera Serravinyals

Son animales herbívoros. Necesitan una alimentación basada en vegetales silvestres y verduras.
Debe ser una dieta lo más variada posible, de modo que cada día reciban varios tipos de alimentos.
Hojas de nabo, «grelos», hojas de remolacha, hojas externas de col, hojas de mostaza, col china, berros (berros), hojas de brócoli (brócoli), hojas de col, coliflor, col rizada, repollo, endibia, diente de león, apio (apio), hojas de parra, hojas de morera, escarola, achicoria (achicoria), llicsó (cerrajería común), césped, trébol, madreselva, salvia, cardos, flores y hojas de hibisco, flores de pensamiento, canónigos (canónigos), rúcula (rúcula o jaramago), palmito (palmito), lentisco, junco (junco), higos chumbos (chumbera) sin pinchos, llantén (llantén), alfalfa, bolsa de pastor (bolsa de pastor ), aquilea (milenrama), malvas, poleas (correhuelas), ortigas, borraja (borraja), perejil, eneldo o hinojo (eneldo), cilandre o cilantro (cilantro), lechuga de roble, lechuga romana, cereales germinados.
Evitar, o dar muy poca cantidad: zanahoria, espinacas, acelgas, plátanos, uva, lechuga iceberg, calabacín, albaricoque, alcachofa, brotes de bambú, cerezas, dátiles, champiñones, espárragos, guisantes, maíz, kiwi, nectarinas, pimiento , remolacha.
80% hierbas o verdura, y también una pequeña cantidad de fruta del tiempo: fresas, melón, sandía, higos, manzana, pera, etc.

Suministrar varias veces al día, ya que al mediodía comen menos; y en varios lugares, ya que les gusta pastar. Hay que tirar el alimento dañado que haya quedado de la anterior comida.
Se deben trocear los alimentos para favorecer que consuman los que les gustan y los que menos les gustan pero que tienen interés nutritivo.

Deben tener agua en varios recipientes de poca profundidad, donde beberán y se bañarán, por lo que hay que cambiar el agua cada día.
Se recomienda que tengan escondites para resguardarse del calor en caso de que lo deseen.
Se recomienda un baño diario en agua tibia, unos 10-15 minutos cada día (es suficiente que el agua llegue a tapar la cola), hay que hacerlo aunque se puedan bañar por su cuenta.